Dios no es quien tú crees

Dios no es quien tú crees.

Dios no es quien tú crees. O mejor dicho… ¿es Dios quién tú crees?

Desde el origen de los tiempos el ser humano ha tenido siempre algo o alguien a lo que rezar y mostrar su respeto. Desde mi más tierna infancia hasta ahora, ha cambiado por completo mi concepción mental de lo que es Dios. Crecemos en un ambiente espiritual que no siempre hemos elegido, y que muchos al final rechazan, por no haber estado de acuerdo con ese tipo de imposición recibida de sus padres. Os muestro a continuación mi punto de vista al respecto. Lo que he aprendido en los últimos años. Espero que os ayude a abrir vuestra mente y encontrar la paz interior.

Lo que nos han dicho que Dios es

Por las cifras mundiales, es muy probable que también tú hayas crecido en un ambiente católico o de católico no-practicante. En esta religión nos han enseñado que Dios es un ser todopoderoso, que ha creado todo el universo, la vida y los seres que en él habitan, y que además tiene poder para realizar tus “deseos” si eres “bueno”, o castigarte si eres “malo”. En ocasiones suele comportarse como un ser celoso, que exige exclusividad, esfuerzos, sacrificios, oraciones… y te prohíbe ciertas cosas.

En el catolicismo se da por hecho que eres un “pecador”, y que debes hacer muchas cosas para deshacer tus pecados, los cuales se castigan hasta la 3ª y 4ª generación… entre otras.

Un curso de milagros (en adelante UCDM) dice: “Dios no cree en el castigo” (T.3.I.3.4), “Dios no es el autor del miedo. El autor del miedo eres tú” (T.4.I.9) y “No puede haber caso contra un Hijo de Dios, y todo testigo que da fe de la culpabilidad de las creaciones de Dios está levantando falso testimonio contra Dios Mismo” (T.5.VI.10.3). Podría seguir hasta terminar el libro, todas las citas hablan del amor de Dios a sus Creaciones, nunca de culpa ni de juicios.

Según la web Catholic.net las cifras del catolicismo son las siguientes: de los 6,698,353,000 habitantes del planeta, 1,165,714,000 son católicos, es decir, aproximadamente una de cada seis personas ha sido bautizada (esto no quiere decir que sea practicante, añado) en la Iglesia Católica. Estas cifras son a nivel mundial. En España esta cifra sube hasta el 75% de la población..

La religión ha ido evolucionando a lo largo de los años para indicar a la población el camino a seguir, y hacerle cumplir una serie de normas para alcanzar el paraíso. Si no cumples estas normas irás al infierno. Si las cumples te otorgaremos el perdón de todos tus pecados a través de el bautismo o la confesión, entre otros.

Otra diferencia entre el catolicismo y UCDM es Jesucristo, el cual parece ser un personaje que únicamente se asocia con la iglesia católica. Una cosa es Dios y otra es Cristo. Esa es una de las ideas principales que la mayoría de la población que ha crecido de esta forma parece no entender en un principio. Hemos crecido viendo multitud de actos, procesiones, crucifijos en las aulas… dando a entender que el sentido del mensaje de Cristo es exclusivo de la iglesia. Muy pocos se plantean que el mensaje de Cristo se haya malinterpretado, dando lugar a algo muy distinto a lo que él vino a enseñar.

Una gran cantidad de personas que conozco rechazan a la iglesia, a Jesucristo y a Dios como si la iglesia, Cristo y Dios fueran la misma cosa. Como si Dios fuera propiedad exclusiva de la iglesia católica, como si Cristo fuera un ídolo al que únicamente puedes seguir si eres católico.

La creencia de que el cuerpo ha creado a la mente y no al revés

Otra de las afirmaciones que hemos escuchado continuamente es que Dios nos hizo a su imagen y semejanza. En UCDM se dice:

“La afirmación “Dios creó al hombre a imagen y semejanza propia” necesita ser reinterpretada. “Imagen” puede entenderse como “pensamiento”, y “semejanza” como “de una calidad semejante”. Dios efectivamente creó al espíritu en Su Propio Pensamiento y de una calidad semejante a la Suya Propia” (T.3.V.7).

El ser humano está en su mayoría convencido de que somos una mente dentro de un cuerpo, y por lo tanto la imagen de Dios debe ser la de un cuerpo. No abunda el pensamiento de que la conciencia fue primero. Hay quien cree que el cuerpo contiene un cerebro, y que es éste el que crea la conciencia. Sin embargo he podido hablar con varios creyentes de esta idea, que otorgan a la mente de gran poder (sanación, autosugestión, etc…). Lo interesante viene cuando te das cuenta de que no es que la mente esté dentro del cuerpo, sino al revés. Somos espíritu, y todo lo que vemos a nuestro alrededor lo creamos con nuestros pensamientos. No quiero convencerte sin argumentos, así que te invito a seguir leyendo.

Hay múltiples artículos que hablan de estudios realizados acerca de la realidad de éste universo: el mundo que vemos es un holograma. En los enlaces de interés podéis ver uno, pero buscando en internet encontraréis cientos. De ser esto cierto, el holograma se estaría proyectando a buen seguro desde nuestras propias mentes, algo que queda claramente definido en múltiples ocasiones en el libro de UCDM.*

En él se explica que somos un solo Ser, unido a nuestro Creador, que estamos en un lugar distinto del que estamos viendo ahora. Lo que ocurrió es que por circunstancias que no voy a relatar aquí, nuestra mente se proyectó separada de Él y empezamos a ver el mundo que conocemos.

Otro de los vídeos que puedes ver para abrir la conciencia a otras realidades ahora incomprensibles es el de los habitantes de planeta plano o el de la cuarta dimensión.** Es un vídeo sencillo, incluso para niños, que te hace recapacitar sobre como serían otras dimensiones que desde esta realidad en la que creemos vivir no podemos percibir. Ahora no podemos comprender cosas que están fuera de nuestra comprensión, pero podemos hacernos una idea de como seres de dos dimensiones podrían sentirse igual de aturdidos al conocer de nuestra existencia.

enric corbera

Los que no creen en Dios y creen en el universo o energía

El mismo Albert Einstein declaró que creía en un Dios panteísta (una creencia o concepción del mundo y una doctrina filosófica según la cual el Universo, la naturaleza y Dios son equivalentes), pero no en un Dios personal.

En los últimos años, se han vendido miles de diferentes libros espirituales o de autoayuda en los que se te anima a ser positivo. Si eres positivo, y tienes sentimientos positivos, atraerás cosas positivas. No hay idea más conocida que la del karma para saber de lo que estamos hablando. Todo el mundo habla del karma. Todo el mundo cree en el karma. La ley del karma varía según la religión, pero en todas ellas hay una idea en común. El karma es la ley de la retribución, o de causa y efecto. Esto quiere decir que si haces el bien, recibes el bien, y si haces el mal, recibes el mal (en pocas palabras). Según esta doctrina, las personas tienen la libertad para elegir entre hacer el bien y el mal, pero tienen que asumir las consecuencias derivadas (wikipedia). ¿Os suena?

Sin embargo, me resulta especialmente interesante que, las personas que no creen en Dios, crean en el karma. La pregunta de mi ego para esto sería la siguiente: ¿quién se encarga de que recibas el bien o el mal según lo que hayas hecho? ¿Qué Ser, ley natural o energía se encarga de recibir todos los datos de tus actos, y como consecuencia enviarte a cambio lo que has soltado al universo? Hay quien dice que es únicamente un flujo de energía, pero de ser así ¿qué hay de todas esas personas que hacen algo “malo” y que no se sienten para nada culpables, emanando así igualmente una energía positiva desde su mente o ser?

Puedes llamarlo como quieras: energía inteligente, universo, karma, ley de la atracción, ley de causa y efecto… Si sabe todo lo que haces, y lo devuelve tal como lo haces, otorgándole por lo tanto de inteligencia y de consciencia… ¿No es más fácil llamarlo todos por un sólo nombre? Yo he llegado a esta conclusión: nos cuesta mucho decir “creo en Dios”, porque todas las memorias pasadas de experiencias impuestas en el clan familiar nos han hecho que nos rechine la simple idea de “creer” en él por los cuatro costados. Es más moderno decir energía ¿no? ¿Porqué nos cuesta tanto decir “Dios”?

Si ese universo tiene un nombre, ¿porqué no llamarle con el nombre de Dios?.

Lo que UCDM dice que Dios es

En la creación, Dios Se extendió a Sí mismo a Sus creaciones y les infundió la misma amorosa Voluntad de crear que Él posee. (T.2.I.1.2.) Esto podría sonar como el conocido Big Bang.

Creer en Dios no es realmente un concepto significativo, puesto que a Dios sólo puede conocérsele (anexo psicoterapia P.2.II.4.4.).

No me extenderé con citas interminables del libro, pues únicamente leyendo y practicando UCDM podéis alcanzar la total comprensión de lo que quiero decir. No obstante el objetivo de estos párrafos es que algunos de vosotros recapacitéis sobre la extraña incoherencia que existe entre pensar que una energía inteligente tiene el poder, afirmando tajantemente que Dios no Es. Su único propósito (de este texto) es ayudar a la paz interior de mis hermanos. Os invito a buscar más información sobre UCDM. Tras varios años practicando con la ley de la atracción, a la cual le atribuí varias carencias por mi experiencia, el curso de milagros trajo a mi vida la paz que buscaba.

No importa el nombre con que se le llame. Ese “algo” está ahí, venimos de ahí, y volveremos ahí. No importa las vueltas que le demos, todos más tarde o más temprano haremos el curso de milagros.*** Puede que algunos lo realicen sin ni siquiera haber escuchado sobre la existencia del libro. No importa. Nada importa. Estamos aquí para aprender que este mundo de vanas ilusiones no importa. Que lo único importante en este “mundo” es el Amor. Que el Amor no es como nosotros lo conocemos. Es la única lección que hemos venido a aprender aquí. El Amor por cada ser es indiscutible y siempre estuvo ahí, pues somos una sola cosa, una sola energía y un sólo Ser, unidos a la otra parte de este Ser que no está en este plano, y que nos está esperando.

Llamémosle, sin temor, Dios.

Irene Balsalobre

Estudiante de Un curso de milagros

Fuentes:
Un curso de milagros
Catholic.net
Wikipedia.org
Wikiquote.org

Enlaces de interés:
http://www.abc.es/ciencia/20150428/abci-universo-holograma-201504281403.html

* En la lección 9 del libro de ejercicios dice: “A la mente no entrenada le resulta difícil creer que lo que aparentemente contempla realmente no está ahí”. Por poner un ejemplo. El libro entero habla de esta idea.

** Para ver los vídeos de planeta plano y la cuarta dimensión puedes consultar Comprende la otra realidad y https://www.youtube.com/watch?v=P6MQBb51jas

*** Introducción al texto de UCDM.

Éste es un curso de milagros. Es un curso obligatorio. Sólo el momento en que decides tomarlo es voluntario. Tener libre albedrío no quiere decir que tú mismo puedas establecer el plan de estudios. Significa únicamente que puedes elegir lo que quieres aprender en cualquier momento dado. Este curso no pretende enseñar el significado del amor, pues eso está más allá de lo que se puede enseñar. Pretende, no obstante, despejar los obstáculos que impiden experimentar la presencia del amor, el cual es tu herencia natural. Lo opuesto al amor es el miedo, pero aquello que todo lo abarca no puede tener opuestos.

Este curso puede, por lo tanto, resumirse muy simplemente de la siguiente manera:

Nada real puede ser amenazado.
Nada irreal existe.
En esto radica la paz de Dios.

FB_IMG_1423758670309

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *