Dios no destruye nada de lo que tú creas.

Dios no destruye nada de lo que tú creas

Dios no cree en el castigo. UCDM.T.3.I.3.4. Somos inocentes. Dios no es castigador. Es es la gran diferencia entre el Dios que nos ha presentado la iglesia católica, y el Dios del que se habla en Un curso de milagros (ucdm).

Reconoce nuestra pureza, bondad, santidad e inocencia. Dios no juzga. Está esperando a que tú le permitas derribar los muros que has interpuesto entre Él y tú. No demores más ese instante, repite en este momento “Transpón el muro que he interpuesto entre mi salvación y la luz del Reino”. “Vendré en respuesta a toda llamada inequívoca”. T.4.III.7.10.

La luz no puede filtrarse a través de los muros que levantas para obstruir su paso, y nunca estará dispuesta a destruir lo que tú has hecho (T.4.III.7.3). Tal es el respeto de Dios por ti, que nunca derribará unas barreras que tú has creado, tengan el objetivo que tengan. Vendrá la luz a ti cuando depongas las armas y le entregues al Espíritu Santo tu mínima intención de alcanzarla, para que la multiplique.

Benciciones,
Irene Balsalobre

Fluye con el universo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *